Tenemos las herramientas suficientes para cambiar la narrativa acerca de nosotros en la mente del mundo. Para aumentar la competitividad se requiere un cambio cultural y una verdadera transformación digital.

Por: Laura Muñoz

La tecnología nos interpela y debe ser interpelada: cuáles son sus ventajas y cuáles son sus límites, ¿debería tenerlos o no? A la vez, y como contrapeso de la agenda tecnológica, se ha configurado una agenda de la sostenibilidad, en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La comunicación fue, es y será protagonista en todas estas cuestiones. Desde la comunicación se gestaron algunos de estos cambios, se difundieron y multiplicaron. Pero la comunicación también ha cambiado y cambiará al ritmo de estas transformaciones, que en unos casos la potenciarán y en otros la reducirán a meros datos.

Analizar la evolución de la tecnología digital que cada día cobra más importancia en los distintos campos de la actividad humana, y el presente y futuro de la comunicación, que según algunos estudiosos ha llegado a desbordar otros avances y a integrarse con ellos hasta convertirse en el eje principal del desarrollo de los pueblos.

La comunicación ha experimentado una transformación sin precedentes en la historia, a la par que evolucionan la cultura, la política, la economía, la sociedad en general y, en muchos casos, sobrepasando el ritmo de cambios vertiginosos que experimenta el mundo, la ciencia de las comunicaciones ha alcanzado la cumbre incluso utilizando recursos propios de sus competidoras.

No es extraño que en el mundo de hoy se hable de las infotecnologías, al tiempo que se pronuncian términos tan exóticos para las gentes de otros tiempos como la biotecnología, la nanotecnología, el ciberespacio, la web, las landing pages, que se integran al desarrollo de una nueva entidad que para muchos superó a la 4ª. Revolución Industrial dando nacimiento a la Revolución de las Inteligencias, en donde se aparean o compiten la natural y la artificial.

A diferencia de las precedentes revoluciones que transcurrieron en períodos extensos y con intervalos de decenas de años para lograr los cambios que produjeron el hierro, los textiles, la máquina de vapor, el petróleo, la electricidad, el teléfono, la bombilla y los motores de combustión interna, hoy los desarrollos están a un click de distancia. La tecnología nos interpela y debe ser interpelada, saber cuáles son sus límites o si debe tenerlos, y estas inquietudes forman parte de la agenda de la comunicación.

Laura Comunica: https://www.lauracomunica.com/la-comunicacion-y-las-tecnologias/

 

Abrir chat
1
¡Hola!
¿Necesitas Ayuda?