Comunicado:  Principal Assalam Mujeres Musulmanas de Colombia

Nosotras como mujeres musulmanas integrantes de Assalam de Colombia, por medio de este comunicado, expresamos nuestra preocupación por los últimos acontecimientos sucedidos en el territorio de Afganistán, en donde un grupo extremista autodenominado Emirato Islámico ha tomado el control político y militar del país, lo anterior, dado que la evidencia histórica da fuertes indicios de una posible violación sistemática de Derechos Humanos, en especial, la de los derechos de las mujeres, a nombre de una interpretación distorsionada del islam, que no corresponde con la realidad espiritual de 1800 millones de musulmanes y musulmanas.

“Como mujeres nos preocupa la posible destrucción de los proyectos de vida de las mujeres afganas por un grupo de hombres que distorsiona las normas islámicas a un nivel sin precedentes, el cual se justifica en una interpretación que nada tiene que ver con el Corán y la tradición de nuestro Profeta (saw), quien dejó establecido que: “Los primeros casos a ser juzgados entre la gente en el Día del Juicio, serán aquellos de derramamiento de sangre.»

De igual forma, nos preocupa las implicaciones que este hecho pueda tener a nivel internacional, dado que se proyecta una imagen equivocada de nuestra espiritualidad e incrementa el desconocimiento que habitualmente hay del islam en nuestras sociedades, lo anterior, es especialmente relevante dado que somos las mujeres musulmanas, por el uso visible de nuestro velo islámico las que principalmente somos víctimas de ataques sistemáticos a nuestra integridad al profesar nuestra creencia.

En este orden de ideas exigimos, primero, que el grupo extremista conocido como el Talibán en Afganistán impulse una transición política sin violencia, sin opresión y sin extremismo; que sigan el ejemplo de otros países islámicos en donde las mujeres son respetadas, ejercen su derecho a la educación, al trabajo y no deben ser vistas como incubadoras de combatientes, dado que las mujeres no somos un botín de guerra y no somos ciudadanas de segunda categoría, como bien lo ha dicho nuestro Mensajero de Dios: “El creyente más perfecto es el del mejor carácter. Los mejores son los que tratan mejor a sus mujeres”.

Segundo: dado que el conflicto afgano es un conflicto geopolítico en donde han estado implicadas las mayores potencias mundiales, exigimos que dichas potencias asuman su responsabilidad y sean veedoras en el futuro político de Afganistán procurando y garantizando que las mujeres afganas puedan construir libremente sus proyectos de vida y no sigan siendo víctimas de la historia. Por último, pedimos a la opinión pública y en especial a los medios de comunicación que sean cuidadosos y coherentes con la información que transmiten a la sociedad en cuanto a lo que el islam se refiere, dado que los acontecimientos en Afganistán corresponden a un conflicto político, económico y cultural que lleva más de 40 años y no corresponde a una guerra de religión.

Abrir chat
1
¡Hola!
¿Necesitas Ayuda?