Política 9 de Junio Por: Laura Muñoz @LauraMuñozLópez

Según ONU Mujeres, el costo de atender las violencias contra las mujeres, niñas y adolescentes representa el 2% PIB a nivel mundial. Hay un efecto diferenciado que afecta mucho más a las mujeres que a los hombres en el marco de esta pandemia.

Bogotá D.C., 8 de junio de 2020 (Prensa Senado).– La Comisión para la Equidad de la Mujer realizó una sesión virtual para pedir explicaciones sobre el aumento de la violencia intrafamiliar y feminicidios en el país durante la pandemia. Así mismo, conocer cuál ha sido el desempeño de las comisarías de familias y capacitación de sus funcionarios en la atención de los casos. 

Con la ausencia de la Fiscalía General de la Nación, a la sesión asistieron la ministra y Viceministra de Justicia, la Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, representante del Ministerio de Salud, diputadas y representantes de organizaciones de mujeres. 

La senadora Aída Avella, citante del debate, dio inicio expresando: “La violencia y los feminicidios son una pandemia en la sociedad. Hay una necesidad de analizar este flagelo no solo lo que le está pasando a la mujer, sino también a los niños y niñas. El Observatorio Colombiano de las mujeres mostró un aumento de 4.206 llamadas a la línea 155, denunciando violencia intrafamiliar, un incremento del 228%, durante el período del 25 de marzo al 28 de mayo de 2020”.

Igualmente, aseguró que a partir de la expedición del Decreto 460, que ordena entre otras, a los alcaldes garantizar la atención a las comisarías de Familia en forma permanente, preguntó: ¿Qué medidas han adoptado para evitar la violencia intrafamiliar? ¿Cuál es la priorización que hacen para evitar el riesgo de feminicidios, violencia sexual, psicológica y física?

La ministra de justicia, Margarita Cabello, en su intervención señaló: “El derecho y el ordenamiento jurídico se crean para el bienestar del hombre, para el bienestar del ser humano, hacer realidad el derecho a la igualdad es fundamental en nuestro país y tiene mucho que ver con la equidad e igualdad de género. La Constitución Política del 91 claramente estableció la necesidad del derecho a la igualdad de género”. 

A lo que agregó: “Desde la propia Carta se exige la igualdad de derechos y considera la discriminación inconstitucional y además medidas de discriminación positiva, en este sentido, hemos venido impulsando en el Ministerio, en todas sus actuaciones, el derecho a la igualdad y no discriminación”. 

La senadora Ana María Castañeda expresó: “Cuando hablamos de violencia contra la mujer, no solo podemos pensar en las víctimas, si no en las familias que sufren daños irreparables, por lo que es imprescindible priorizar el fortalecimiento del sistema de justicia desde el Legislativo y que las cifras sean coherentes”. 

Sobre la garantía de las comisarías de forma permanente, Juanita López, viceministra de Justicia, manifestó: “Es muy importante el proyecto de ley que reforma a las comisarías de Familia en el que están trabajando el Ministerio de Justicia, la Procuraduría General de la Nación y otras entidades. Próximamente lo socializaremos ante la Comisión de la Mujer para su retroalimentación con el fin de radicarlo ante el congreso”.

El director de Medicina Legal, Jorge Arturo Jiménez, explicó que las mujeres representan el 86,08% de las víctimas de violencia de pareja y el 64,59 % de violencia intrafamiliar. Y dijo que estos hechos suelen suceder en los espacios donde las familias y parejas viven su cotidianidad: el 73,36 % de los casos de violencia intrafamiliar y el 73 % de los de violencia de pareja tienen lugar en el interior de las viviendas.

La diputada por el departamento del Cauca, Rosalba Ipía, mujer del pueblo indígena Nasa, hizo referencia a la actual situación de las mujeres en esta región del país. Resaltó, que los elementos de esta problemática es la fragilidad institucional, dada la precaria atención de las comisarías de Familia y la débil articulación institucional entre los sectores de justicia, educación, salud y economía; así como la sistemática vulneración de los derechos humanos de las mujeres y esta situación dentro del marco de la actual pandemia, así como el conflicto social armado que sigue cobrando vidas, en este departamento foco de la guerra.

Gheidy Gallo, consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, dijo: “En cuarentena la violencia contra la mujer se ha exacerbado, es una problemática estructural que se ha profundizado. Hay un efecto diferenciado que afecta mucho más a las mujeres que a los hombres en el marco de esta pandemia. Del 25 de marzo a 4 de junio pasamos de 3.777 llamadas a 9.123, en la línea 155. Este el escenario nos plantea muchos retos”.

Ruth Zubiría, representante del Movimiento Cívico Político por la dignidad de La Guajira, denunció que en Riohacha hay una plaza de mercado, en donde hay niñas desde los 8 años que son prostituidas, al cierre de las esteras de los locales en donde venden víveres, los cuales sirven de espacio para ser violadas por hombres perversos, porque no puede haber una relación consentida por parte de una niña de 8 años, a cambio de 1.000 y 2.000 pesos y señaló la líder que muy cerca está localizada la Casa de Justicia y que no ha pasado nada después de varios años.

Además, señaló que “el feminicidio en La Guajira no se está viendo con el enfoque diferencial étnico, por lo que no es lo mismo la prevención y erradicación del feminicidio en Bogotá, que en los territorios, por la cosmovisión de la población Wayuú”.

La sesión virtual de Control Político sobre violencia intrafamiliar y feminicidios concluye con la intervención de la senadora Aída Avella, quien solicitó:
1. Inclusión de las organizaciones de mujeres en los comités donde se estudia y elabora la hoja de ruta a seguir para luchar sobre las violencias contra las mujeres. 2. Tener en cuenta no solo casas sino también fincas para las mujeres maltratadas en la zona rural.
3. Superar la violencia institucional que se manifiesta según la Corte Constitucional por omitir y no atender las solicitudes sobre la violencia intrafamiliar.
4. Dotar a las mujeres de renta básica para evitar la desnutrición y otros factores en caso de violencia familiar.
5. Atender los huérfanos y las huérfanas en casos de feminicidio por parte del Instituto de Bienestar Familiar y realizar un programa especial para que estos niños se puedan atender.
6. Enviar a la Comisión de la Mujer el estado completo de comisarías de Familias de todo el país que atiende la violencia intrafamiliar.
7. Activar las líneas de atención de violencia intrafamiliar.

Publicada originalmente en: http://www.senado.gov.co/index.php/prensa/lista-de-noticias/1333-las-mujeres-asumen-el-impacto-mas-alto-de-la-pandemia-el-de-las-violencias-y-el-socioeconomico